Una consulta frecuente al urólogo en la actualidad,  es la de pacientes a los que a su pareja se le ha detectado una infección por papilomavirus en una revisión ginecológica y se les recomienda descartar que ellos estén infectados. Esta es una situación que genera múltiples preguntas, desconfianza con la pareja, dudas en las respuestas incluso, a veces, desconocimiento del personal sanitario. Sin embargo, es importante remarcar que casi todas las personas sexualmente activas contraerán el virus del papiloma humano  en algún momento de su vida y que la mayoría de las infecciones desaparecen por sí solas sin causar ningún problema.  

 
¿Qué son los virus del papiloma humano?
 
     Los virus del papiloma humano (VPH), son un grupo de más de 150 tipos de virus, que se les llama así porque algunos de ellos pueden causar verrugas o papilomas. Más de 40 tipos de VPH se transmiten sexualmente y la infección por papilomavirus es, en la actualidad, la enfermedad de transmisión sexual más frecuente. Al menos el 50% de las mujeres y los hombres sexualmente activos lo contraen en algún momento de su vida.
      En el hombre no es un problema importante de salud, sin embargo en las mujeres, la infección crónica por determinados papilomavirus (VPH de alto riesgo o carcinogénicos), en especial el 16 y el 18, es la responsable del cáncer de cérvix o de cuello de útero. Sin embargo, la mayoría de las infecciones por VPH son asintomáticas y desaparecen, sin tratamiento alguno, con el tiempo sin causar ningún problema de salud.
 
¿Cómo se transmite el VPH?
 
     El VPH se transmite generalmente tras relaciones sexuales vaginales y/o anales. También se puede transmitir mediante sexo oral o con el simple contacto entre los genitales, tanto entre parejas heterosexuales como homosexuales, y en la mayoría de las ocasiones cuando la pareja infectada no tiene ninguna manifestación clínica. De hecho, una persona puede tener el VPH hasta años después de haber tenido contacto sexual con una pareja infectada, ya que la mayoría de las personas infectadas no saben que lo están y que están transmitiendo el virus a su pareja sexual.
 
¿Cuáles son los signos, síntomas y posibles problemas de salud que puede ocasionar el VPH?
 
     La mayoría de las personas infectadas por el VPH no presenta síntomas o problemas de salud por la infección. En el 90% de los casos, el sistema inmunitario del cuerpo elimina el VPH de manera natural en un lapso tiempo de dos años. Pero algunas veces, las infecciones por el VPH no se curan, y pueden causar:
  • Verrugas genitales o condilomas acuminados, y en raras ocasiones verrugas en la garganta.
 
  • Cáncer de cérvix o cuello uterino y otros cánceres menos frecuentes pero graves, como cáncer de vulva, de vagina, de pene, de ano y cáncer de la cavidad orofaríngea. Cerca de medio millón de mujeres cada año en el mundo son diagnosticadas de cáncer de cérvix lo que remarca la importancia de este tumor y la trascendencia de su prevención. Se estima que, globalmente, la infección por VPH es la responsable de aproximadamente el 5% de todos los cánceres en el mundo.
 
¿Qué son las verrugas genitales o condilomas?
 
     Algunos tipos de VPH, los de bajo riesgo, pueden motivar la aparición de  verrugas alrededor de los genitales, del ano, o incluso en la ingle y muslos. La mayoría de las verrugas  o condilomas acuminados  son causados por dos tipos de virus del papiloma humano, el 6 y el 11, y pueden aparecer varias semanas, meses o incluso años después del contacto sexual con una persona infectada por VPH. Pueden ser pequeñas o grandes, planas o elevadas o en forma de coliflor, y se diagnostican con solo mirar el área genital durante la consulta. Si no se tratan, las verrugas genitales pueden desaparecer, quedarse igual o aumentar en tamaño y en número y en cualquier caso no se convertirán en cáncer. 

¿Cuáles son los factores de riesgo de infección por VPH?
     Tener muchas parejas sexuales, iniciar las relaciones sexuales a edades tempranas y tener una pareja con infección por VPH son los factores de riesgo más importantes de infección por VPH. Importante recordar que la mayoría de infecciones desaparecen por sí solas sin causar alguna anomalía y que la probabilidad de que se desarrolle un cáncer de cuello de útero en las mujeres con una infección persistente por VPH de alto riesgo, es baja. En cualquier caso la infección por VPH es el factor de riesgo fundamental para el desarrollo de este tumor, de ahí la importancia de las revisiones ginecológicas para el diagnóstico precoz.
 
¿Qué puedo hacer para reducir la posibilidad de contraer el VPH?
   
     Realmente, la única manera de evitar el contagio con toda seguridad del VPH es la abstinencia sexual. Esta medida tan extrema está, lógicamente, fuera de lugar, pero sí son recomendables ciertas medidas preventivas. Fundamental  insistir en las relaciones sexuales con preservativo, que se debe colocar, y esto es muy importante, antes de la penetración y mantener hasta el final de la relación. Esta no es sólo una medida para evitar contagiarse o trasmitir la infección del VPH a la pareja, sino que es muy recomendable para evitar el contagio y/o la trasmisión de otras enfermedades de trasmisión sexual mucho más importantes y graves como, por ejemplo, el virus del SIDA. No obstante, el VPH puede afectar las áreas que no están cubiertas por el preservativo, por lo que no ofrecen una protección completa contra este virus. La medida preventiva del futuro, de gran desarrollo en la actualidad en mujeres jóvenes y en menor medida en hombres, es la vacunación frente al VPH, con la que se espera reducir la incidencia de cáncer de cérvix.
 
Una pregunta muy habitual y comprometida ¿La infección por VPH significa que mi pareja es infiel?
 
    El VPH no es una señal de que usted o su pareja haya sido infiel en la relación. El VPH puede permanecer silente por muchos años antes de que sea detectado en una prueba o que se manifieste clínicamente. No existe método alguno que pueda determinar cuándo y de quien adquirió el VPH, por lo que no hay manera de saber si su pareja le transmitió el VPH o si usted le transmitió el VPH a su pareja. Por tanto, el VPH no debe interpretarse como un signo de que usted o su pareja han tenido relaciones sexuales con otras personas.
 
Mi pareja o yo tenemos verrugas genitales o condilomas ¿debemos evitar las relaciones sexuales?

    Si, se deben evitar las relaciones sexuales hasta que las verrugas hayan desaparecido.
 
¿Cómo se detectan las infecciones por VPH?
 
     No existe una prueba en sangre que determine si una persona está infectada o no por el VHP. En las mujeres mediante, una prueba de ADN del VPH se puede determinar la presencia de los tipos de VPH de alto riesgo en las células del cérvix o cuello uterino antes de que alguna anomalía de las células se haga visible. No hay pruebas reconocidas para detectar el VPH en hombres, aunque existen algunas opciones para detectar el problema más común causado por VPH en hombres, las verrugas o condilomas que se diagnostican con sólo visualizarlas. En ocasiones se puede utilizar una solución de ácido acético (vinagre) que ayuda a identificar las lesiones sin relieve que aparecen como lesiones blanquecinas , aunque no es una prueba específica, es decir, la prueba puede confundir piel normal con verrugas.
 
¿Cuáles son las opciones de tratamiento para la infección por VPH?
 
      No existe un tratamiento específico contra el virus, pero si para las enfermedades que el VPH puede causar, en especial el cáncer de cérvix y los condilomas. Dado que las verrugas genitales o condilomas desaparecen con el tiempo una opción es la observación. Habitualmente se suelen tratar con la aplicación por el propio paciente de cremas o soluciones con podofilotoxina, 5-fluoruracilo o imiquimod. Si no responde al tratamiento o en el caso de verrugas grandes o extensas se pueden tratar con crioterapia con nitrógeno líquido, láser, electrocirugía o excisión quirúrgica.
 
¿Debería estar preocupado porque el VPH no puede ser detectado ni tratado?
 
      No. El VPH no es como otras infecciones de transmisión sexual, que necesitan ser detectadas y tratadas. El VPH es un virus que vive en la piel, en lugar de vivir en el cuerpo, por lo que no existe un beneficio claro para la salud el enterarse que se tiene el virus cuando este usualmente desaparece por sí solo. Sólo es importante en el caso de la infección persistente por un virus de alto riesgo en la mujer, por su relación con el cáncer de cérvix, aunque si se siguen los controles ginecólogos habituales ese riesgo es mínimo y curable si finalmente se desarrolla un tumor.