La vasectomía es, en la actualidad, el tratamiento quirúrgico y la forma más habitual de método anticonceptivo.  Consiste en la sección de los deferentes, los conductos que transportan hacia el exterior desde los testículos las células reproductoras masculinas, los espermatozoides.
 

¿Cómo se realiza la intervención?

La intervención se realiza con anestesia local, mediante una o dos incisiones en el escroto o piel que recubre los testículos. No requiere ninguna preparación especial salvo el rasurado o afeitado del escroto.

El “temor” a la vasectomía, como todo lo que concierne al área genital,  y como reconocen la mayoría de los pacientes tras la cirugía, es infundado. Sólo se nota el pinchazo de la anestesia que se hace con una aguja muy fina, como la que utilizan los diabéticos para pincharse insulina, y un poco de escozor cuando entra el anestésico local.

El postoperatorio suele ser sencillo y habitualmente la recuperación es rápida, aunque es habitual cierta inflamación escrotal e incluso algún hematoma.

¿Es efectiva de forma inmediata?

NO, ya que los espermatozoides que están en camino o almacenados en las vesículas seminales se tienen que eliminar para que el paciente sea estéril o infértil. De ahí que se recomiende, después de la vasectomía, mantener relaciones sexuales o masturbación cuando no haya molestias, utilizando bien él o su pareja un método anticonceptivo.

También es  obligatorio realizar un seminograma o análisis del semen  a los 2-3 meses de la vasectomía (es recomendable durante este tiempo tener como mínimo 20 eyaculaciones) para confirmar que ya no quedan espermatozoides o están muertos antes de permitir que el paciente tenga relaciones sin ningún método anticonceptivo.

¿Cuánto tiempo tengo que esperar a tener relaciones tras la vasectomía?

Como ya se ha comentado, la actividad sexual se puede reanudar prácticamente de manera inmediata, siempre que el paciente no tenga molestias y recordar que la intervención no es efectiva de manera inmediata.

 

¿Afecta la vasectomía a mi potencia sexual, al deseo sexual o ya no eyacularé cuando tenga una relación?

NO. La vasectomía sólo afecta a la presencia de espermatozoides en el semen, que son las células del varón necesarias para que haya una fecundación. Pero en el semen no sólo hay espermatozoides, y el mayor volumen del mismo procede de secreciones de las glándulas seminales y prostáticas, por lo que el paciente seguirá eyaculando con toda la normalidad.

 

Por otro lado ni la potencia sexual ni el deseo sexual se relacionan con la presencia o no de espermatozoides en el semen, por lo que la vasectomía no provoca ni impotencia ni disminución de la líbido o deseo sexual. Al revés, incluso hay estudios recientes que constatan una mayor frecuencia de relaciones sexuales entre los vasectomizados, entre otras cosas por la seguridad que tienen sus parejas y el menor temor a un embarazo no deseado

 

 

 

¿Es reversible la vasectomía?

Muchos pacientes tienen la creencia errónea de que la vasectomía es reversible, es decir, pueden volver a ser fértiles cuando lo deseen. Aunque es cierto que con microcirugía se puede revertir, para ello es necesario una nueva cirugía, que suele precisar anestesia general, que técnicamente es compleja  y que en muchos casos no es efectiva.

Por ello si el paciente no tiene claro si desea tener más hijos en el futuro no debe someterse nunca a una vasectomía y utilizar otro método anticonceptivo hasta que la decisión sea definitiva. Esta no es situación excepcional, y es muy frecuente en las consultas urológicas pacientes que acuden, por ejemplo,  tras una separación y que desean tener descendencia con la nueva pareja.